Buscador

jueves, 3 de enero de 2013

¡Hasta el infinito y más allá!

Hola.

Este blog nació con la intención de aportar experiencias sobre los videojuegos "fuera de mercado" y los ordenadores antiguos básicamente.

Con videojuegos "fuera de mercado" me refiero a todo aquello que suena a indie, freeware, remake, juegos obsoletos o retro, etc.

Y ordenadores antiguos, pues más o menos los ordenadores clásicos y populares de 8 bits y algunos de 16 bits.

Con "aportar experiencias", pretendía eso, escribir sobre lo que hacía en ese momento dentro de la temática a la que acabo de referirme.

Sin embargo me perdí.



Al principio, los ordenadores antiguos eran baratos, en realidad eran hasta regalados, al menos yo empecé así.
Pero después todo cambio, y empezaron a subir los precios como la espuma.
Menos lo que yo he vendido que siempre salgo perdiendo, pero no quiero salirme del tema.

¡Yo era feliz con mi Spectrum y un PC con el MAME!

¿Entonces qué paso?

Los foros, lugares en los que como en todos los sitios pues tienen sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas.
El caso es que cuando me quise dar cuenta pasaba más tiempo discutiendo en los foros que jugando o a los mandos de mi Spectrum.
Y lo peor es que muchas de esas conversaciones no me hacían sentirme bien. Tenía que medir mis palabras para que no fueran malinterpretadas, cualquier cosa podía ser motivo de discusión, a ver si se lo va a tomar a mal... etc.

Expulsado de un foro, admin (de paja) en otro.
Llevo unas cuantas semanas alejado de ese ambiente y me está sentando la mar de bien.



Resumiendo:
  • Perdía el tiempo y la paciencia en los foros.
  • Dejaba de hacer lo que me gustaba.
  • Se formó una especie de pseudo-mercado en torno a la retroinformática. Algo que antes no tenía ni nombre.
  • Luego una especie de meritocracia extraña.
  • En definitiva, este mundillo actual de la retroinformática ya no es el que era y yo no tengo cabida en él.
  • Todo ello y alguna cosa más ha hecho que me retire de este rollo que nada me aporta, bueno sí disgustos y desavenencias.
  • Y volviendo al principio, no he podido llevar a cabo los propósitos de este blog, salvo en honrosas excepciones.


La vida está llena de altibajos, de buenos y malos momentos. Tiempos de crisis y de bonanza.

Y este, mi blog, representa todo ello.
A pesar de que es obvio que cuando alguien escribe es para que alguien lo lea, a mí me importa tres pitos las estadísticas.

Yo si que estoy fuera de mercado.
Sin embargo Internet tiene algo fabuloso y es que todo queda registrado. Puede que lo que hoy en día pueda parecer irrelevante para la mayoría  en algún sentido le sea de ayuda  en el futuro a alguna persona.
¡O quién sabe hasta encuentre interesante el blog!

Porque al final, el blog ¿De qué va? Pues de una parcelita de mí mismo.
Tendrá momentos mejores o peores. Meses en los que no escriba nada, y otros en los que no pare.

Bien, llegados a este punto, NO voy a despedirme y este blog va a continuar.

¡Salud!

No hay comentarios: