Buscador

martes, 18 de mayo de 2010

Calentando motores

Ayer me tiré cinco horas seguidas pegado a la TV jugando en la Wii a "The Need for Speed Nitro".
Bueno, antes de continuar he de dejar claro que soy incapaz de pasar más de una hora seguida sentado en el sofá. Para ver una película entera ya puede ser buena.
Tampoco soy un jugón y menos consolero, más bien con solera ;)

Mi uso de la Wii.
La versión para Wii seguramente sea la menos espectacular de todas, ya que el resto de consolas actuales tienen un hardware más avanzado sobre todo en el aspecto gráfico. Hasta aquí nada nuevo.

Sin embargo, siento una especial predilección por aquellos juegos para Wii que no son los típicos para Wii, rarito que es uno. Aunque me lo paso bien jugando con los amigos al Wii sports o similares, en mi pequeña colección de juegos para esta consola tengo Resident Evil 4, Alone in the Dark o Mortal Kombat Armageddon.

Y es que todos ellos tienen los gráficos que veíamos en nuestros PCs hace siete u ocho años, lo que muestra que un juego no tiene porque tener una exuberancia gráfica apabullante para tener éxito... también es necesario un buen marqueting ;)

Primeros Need for Speed.
Volviendo al juego, y ya jugando, enseguida me doy cuenta de que es una versión light de otros Need for Speed. La conducción es mucho más sencilla que por ejemplo Need for Speed Hot Pursuit, de hecho, el manejo del vehículo se asemeja más a los primeros Need for Speed que corrían en los primeros Pentium.

P.O.D.
Un colorido fantástico, en la acepción de fantasía, me lleva directamente a recordar P.O.D. de la época de los PC con MMX. De hecho había una versión especial para este procesador. Los que conozcan P.O.D. sabrán que se trata de un juego de ambientación futurista y el argumento nada tiene que ver con el juego de Wii aunque sí coinciden en que usan una selección de colores muy parecida, y vistosa.

Una de los puntos fuertes del juego es por supuesto, el nitro. A medida que vas cogiendo velocidad y si no tienes el coche averiado se va llenando el depósito de nitroso el cuál hace que, al usarlo, por unos segundos puedas alcanzar una velocidad exagerada. En este punto es sobresaliente el efecto túnel logrado en el juego.

Ignition.
¿Y a qué me recuerda esto del nitroso? A Ignition por supuesto. Este juego tenía exactamente esta característica y se empleaba de la misma forma. Era un juego de coches de PC de la época de Windows 95, con una vista inusual por aquél entonces. Unas primeras 3D con coches pequeños y con una visión dinámica de la cámara. Es decir, la cámara tenía sus movimientos (posición y zoom) programados adecuándose a la trayectoria de cada circuito y aunque no podíamos interactuar en este sentido, garantizaba un buen espectáculo en 3D y limitaba notablemente la complejidad de los controles para el jugador. Destacar también de este juego la variedad de vehículos que podíamos conducir, desde un autobús hasta un coche de policía pasando por un escarabajo o un todoterreno.

Volviendo a las raíces.
Salvo honrosas excepciones, probablemente ninguno de los juegos mencionados existiría si no fuera por Spy Hunter de US Gold.  Hasta su aparición los juegos de coches se limitaban a la fórmula uno. En Spy Hunter pilotabas un coche en el que tenías que ir esquivando machas de aceite en el suelo, evitar las ruedas dentadas de algunos vehículos, podías disparar a otros, en definitiva una unión perfecta entre simulación y arcade.

Y otro juego en el que había que evitar tanto manchas de aceite como alguna piedra era en los circuitos de Bandera a Cuadros de PSION, ¡y eso que era un simulador de Fórmula 1! Ahora mismo recuerdo que tenías que ser muy rápido para darte cuenta de si el pegote de píxeles que se avecinaba era una mancha de aceite, en cuyo caso había que evitar que las ruedas pasasen por encima, o si era un piedra que entonces si las pisabas con la rueda no pasaba nada pero si pasabas por encima de ella chocaba contra los bajos y te fastidiaba el coche.

Concluyendo, NFS Nitro es una buena combinación de los primeros NFS, el toque de Ignition y con el colorido de POD. A esto hay que añadirle el rollito tunning y una buena variedad de tipos de competición. Una banda sonora adecuada hará el resto. La diversión está garantizada.

¡Salud!