Buscador

viernes, 7 de marzo de 2008

Review: Batman


A finales del pasado año mencioné el juego de Batman de Jon Ritman y Bernie Drummond en la entrada de "Algunos juegos difíciles"

En ese momento apenas jugué unas partidas, nada un rato, diez minutos. Y ahora, ¿quién me lo iba a decir?, estoy irremediablemente enganchado.

Después de haber pasado un par de meses muy difíciles por circunstancias personales y aprovechando que estoy un poco más relajado vi la oportunidad clara de volver a echarme una partidilla al "jueguecillo este".

Para empezar, y tras haber pasado ya algunas horas literalmente pegado a la pantalla, he de decir que ha pasado de ser un "jueguecillo" a ser una monstruosidad por el enorme, intrincado, misterioso e incluso onírico-surrealista de su mapeado y desarrollo. ¿Exagerado? Probablemente ¿Sorprendido? Gratamente y como hacía mucho tiempo.

Ahora entiendo a la perfección que sea uno de los juegos más valorados para Spectrum. Es que parece mentira que se pudiera hacer algo tan grandioso, que cupiese en 48K y sin tener que recurrir a sistemas multicarga, sin disquetes, etc... Sin duda alguna todo un alarde de ingenio, de una técnica depurada y un gran dominio de la programación. Jon Ritman lo hizo posible.

Si estuviera ahora mismo escribiendo en una revista llegaría el momento de decir la típica frase; "basta ya de alagos y vamos a lo que realmente interesa", pero como no es el caso sigo con las alabanzas.


La revista de mayor éxito para Spectrum le dedicó varios números.


Las dimensiones dantescas del juego, 150 habitaciones distintas dentro de un mansión repartidas en 7 plantas, son características suficientes como para catalogarlo como mínimo de extraordinario.

Pero el caso es que cada una de ellas es una pequeña delicia visual llena de detalles. Si antes se trataba de ingenio ahora hay que hablar de pequeñas grandes obras de arte. El artista, Bernie Drummond nunca antes en su vida había visto un juego de ordenador hasta que Jon Ritman le enseño el innovador Knight Lore. Este fue el primer juego en utilizar la técnica Filmation ideada por la casa de software Ultimate (de las más queridas por los usuarios de Spectrum, sobre todo en sus comienzos). Y la idea era hacer un juego con esa técnica (que también mejoró) y llevarlo al máximo de sus posibilidades.

Lo consiguió.

Bernie, era ya un artista si quizás no de fama si con un gran talento natural, que sentía la necesidad imperiosa de estar siempre dibujando y más importante aún, de seguir su propio camino dejando la escuela de bellas artes porque "la disciplina era la tumba de la creatividad". Sus dibujos preferidos eran los comics de aspecto cartoon (los de los dibujos animados). Esta cualidad deja su impronta en todos los juegos en los que trabajó.

Dibujó a mano alzada todos los personajes, objetos y habitaciones.

A Jon Ritman se le atribuye el diseño de las habitaciones (su distribución, el mapeado del intricado laberinto) y los puzzles a resolver para poder salir de cada una de ellas.

Aquí entramos en el desarrollo del juego propiamente dicho. En realidad la finalidad es avanzar todas las pantallas posibles y recoger una serie de objetos. ¿Fácil verdad? Pues no, de hecho hay que combinar la destreza con el manejo de los movimientos de nuestro personaje con un poquito de paciencia para pensar cómo salir de la habitación (y recordad que son 150). Una mezcla explosiva que hace subir la adicción al nivel de reto personal y que nos hace jugar una y otra vez.

Ahora podeís pensar que si son tantas habitaciones y están difícil puede llegar a ser desesperante. Pues no. Porque una vez que aprendes como se pasa tal o cuál habitación la siguiente vez está chupado. Esto quiere decir, que la primera vez lo mismo te haces siete habitaciones, te atascas en la octava, pero al superarla es tan fácil como las otras siete anteriores (bueno quizás no tanto pero más o menos). Cada vez que juegas siempre te haces más habitaciones, ves que vas mejorando, avanzando y encontrándote con nuevos retos.

Ahí está la raíz de la tan buscada adicción.



Y un detalle curioso, la ausencia total de violencia en el juego. No muere nadie, no hay que matar a los enemigos (evitarlos eso sí). No existen las armas. Incluso el aspecto del propio personaje esta hecho para que resulte simpático (si, has leido bien un Batman simpático). Se puede decir que es un claro ejemplo de juego constructivo y divertido a la vez, que ya es difícil ;)

Finalmente y si alguno no lo sabe, cualquier juego de Spectrum puede ser descargado legalmente desde el archivo de WOS.

Hasta la próxima.

2 comentarios:

nereida dijo...

QUE FUERTE¡¡¡¡ YO ESTOY SUPER ENAGANCHADA A ESTE JUEGO IMPOSIBLE..MI PIMER ORDENADOR FUE UN AMSTRAD CPC 464 ¡QUE BUENO ERA¡ LLEGARON A REGALARME(EN QUE HORA) EL BATMAN DE JON RITMAN,MI HERMANO Y YO PERDIAMOS HORAS Y HORAS DELANTE DEL ORDENADOR INTENTANDO CONSEGUIR TODAS LAS PIEZAS DE BATMOVIL. YO AUN JUEGO PORQUE NO CONSEGUIMOS PASAR EL JUEGO Y CLARO SIGO ENGANCHADA.PORQUE AUNQUE YA CONSIGO TODAS LAS PIEZAS DEL BATMOVIL Y ANDO POR LAS HABITACIONES DE LA BATCUEVA COMO SI FUERA MI PROPIA CASA NO CONSIGO SABER QUE ES LO QUE HAY QUE HACER PARA IR A BUSCAR A ROBIN SUPONIENDO QUE SEA ESO... ADEMAS HE LEIDO VARIOS BLOGS PARA SABER CUAL ES EL FINAL Y EN CADA UNO ENCUETRO UN FINAL DIFERENTE, EL CASO ES QUE YO DESPUÉS DE MAS DE VEINTE AÑOS NO ENCUENTRO EL MIO¡¡¡HE LLEGADO A PENSAR QUE ES UN JUEGO SIN FINAL!!! BUENO SEGUIRE JUGANDO QUIZAS ALGUN DIA CELEBRE EL FINAL JAJAJA...

Anaxagoras dijo...

Yo lo vi por primera vez en casa de una amigo y en su día no tuve la paciencia suficiente. Ahora es cuando estoy más viciado, ya llevo casi 100 habitaciones y son 150. Poco a poco... pero que bien me lo paso ;)