Buscador

martes, 4 de septiembre de 2007

Doom 3 vs Classic Doom

No sólo me nutro de antiguos juegos de ordenador para mi diversión delante de la pantalla. Ayer por ejemplo, estuve jugando al Doom 3. De hecho soy un “fan” de la saga. Sobre todo del “Classic Doom” o sea del 1 y el 2 y los cientos o miles de mapas, mods tanto en solitario como en red que hay para ellos y que en la actualidad después de más de 10 años siguen con una comunidad bastante activa.

En su día, cuando apareció el Quake, que en mi 486 no es que fuera muy sueltecito, diseñé un par de mapas para el Doom tratando de emular esa atmósfera y quedé satisfecho para ser mis primeros mapas. Usé el DCK (Doom Construction Kit) para MS-DOS (Micro-Soft- Disk Operating System jeje) Lamentablemente no sobrevivieron a algún formateo. Hace menos tiempo, antes de verano creé otro mapilla este más modesto y que si conservo. A propósito del 486, aún lo conservo y lo amplié recientemente, este ordenador tiene historia y sigo usándolo en la actualidad (para otro post).

Volviendo al tema del Doom 3. Gráficos espectaculares, y eso que lo tengo en calidad media en un modesto Pentium 4 del 2001, lo mejor que ha parido IdSoftware y que puede correr en mi PC. El sonido literalmente acojonante. Acojona de verdad, hombre con la luz apagado y el sonido a toda caña la experiencia gana (que es como juego yo).

Los escenarios tienen un nivel de detalle apabullante. Las tuberías con sus tornillos y todo, los ordenadores con gráficos en la pantalla (en algunas puedes y debes interactuar), las barandillas y peldaños de las escaleras con sus imperfecciones. Un alarde de trabajo y verdaderamente una obra de arte. Desde luego los grafistas se han ganado el pan.

Todo está un poco oscuro, y buena parte de las luces están jodidas. A pesar de que estamos en el año dosmilciento y pico se siguen usando fluorescentes y bombillas y bastante malos por cierto, han debido sobrevivir a la catástrofe un tercio de ellos. Los demás o no funcionan o parpadean. Lo mismo que en el Doom 1.

Cuando llevo un rato jugando me doy cuenta que es lo de siempre con mejores gráficos. Pasillo iluminado, puerta cerrada, la abres, habitación a oscuras o con parpadeo, ruidos de enemigos por ahí (que acojona), te los cargas como puedes, sigues avanzando, otro pasillo, ahora puerta cerrada del todo, busca tarjeta para abrirla, pasillo... y de vez en cuando una secuencia en plan cinematográfico para avisar de algo muy chungo.

Los enemigos, hablaban de inteligencia artificial cuando salió. Nada, como mucho se esconden detrás de algo y ya está. Eso sí, son enormes, se mueven rápido y son unos cabrones de mucho cuidado.

Más de lo mismo.

El detalle de los barriles sirve como ejemplo para describir a la perfección la evolución de esta saga.

Con esta crítica no quiero decir que el juego este mal y que era mejor el Doom de toda la vida. Aunque el aspecto de jugabilidad, adicción, gameplay, enganche, pique, entretenimiento, como queramos llamarlo, el classic doom le da cien vueltas.

Está claro que las posibilidades gráficas y sonoras las han explotado poniendo los recursos al límite para crear un escenario y una atmósfera de superproducción hollywoodiense.

El guión...

Suspenso por copiar, solo falta que el protagonista se llame Gordon Freeman. Clavado a Half-Life pero en cutre. No han sabido meternos en la historia como lo hizo aquél. El doom clásico tampoco tenia historia, tampoco importaba. Pero al menos no trataba de copiar a nadie y encima haciéndolo mal.

Aún así seguiré jugando, que solo seis fases, queda mucho juego por delante y aún me queda probar el modo multijugador.